La peor gala de la historia de Operación Triunfo

Ranking de lo más visto en Septiembre en Televisión
01/10/2018
Miriam Saavedra, debe ganar GH VIP 6
05/10/2018

La peor gala de la historia de Operación Triunfo

A estas alturas de la película parece mentira que Gestmusic lleve a cabo una gala tan nefasta como la que pudimos ver anoche por televisión. Con la experiencia que tiene la productora en grandes shows, también en directo, los errores en la 2ª gala de Operación Triunfo 2018 fueron continuos de principio a fin.

Pero ojo, que la gala fuera un desastre no es solo cosa de la mala producción de la misma. Fue un espectáculo tedioso, aburrido, lento, y donde incluso los jueces parecían desmotivados. Roberto Leal intentó levantar un show que ni la visita de Lola Indigo consiguió animar.

La cosa empezaba bien, o todo lo bien que puede empezar un programa de casi 3 horas a las once menos veinte de la noche (ni que hoy jueves fuera fin de semana) pero vamos, ese es otro tema. Sin embargo desde la actuación de los nominados, la gala empezó a hacer aguas por todas partes. Parecía más un ensayo que una señora gala como toca.

Twitter ardía anoche con la escasa calidad del show de aspirantes a cantantes que nos regaló la televisión pública. En lo que a actuaciones se refiere tan solo Natalia, Famous, Carlos Right y Julia consiguieron darle algo de caché a unas actuaciones que, sorprendentemente, estuvieron muy flojas. Incluso por debajo de la primera (cuando se supone que se están formando en una academia de alto rendimiento) y por debajo de algunos pases de micro.

Tampoco colaboraba un público que berreaba todo el rato y que dificultaban las tareas de presentación del pobre y sufrido presentador que, digo yo, algo debe hacer la organización para que estas cosas no vuelvan a suceder. Se busca la espontaneidad del público en el foso pero también que éste no cree problemas tanto al presentador como a la gente desde sus casas.

La peor parte se la llevó el sonido

Sin embargo la peor parte se la llevó ayer el sonido. Desde que actuó una de las nominadas, Sabela, empezamos a ver que algo fallaba. No se oía apenas a la chica y el sonido llegaba con dificultad a los hogares. Desgraciadamente esto no fue algo puntual, se repitió durante toda la gala solo solventándose un poco al final de las actuaciones.

Los concursantes cantaron horriblemente mal, parecía mentira que esos chicos y chicas fueron los aspirantes a ganar OT y que hubiesen superado diferentes castings para entrar. Sí que es verdad que por tradición la gala 2 de OT siempre suele ser un poco peor que el resto pero esta fue un auténtico desastre. Si al mal sonido, sumamos un repertorio flojito y voces sin calidad, dio como resultado que incluso el jurado no dijese nada entre las actuaciones. Algo fallaba anoche en OT.

El vestuario es cosa aparte. De verdad, ¿quién elige los estilismos este año? No queremos vestuarios folclóricos como los de OT1, han pasado casi dos décadas, pero tampoco un vestuario tan sumamente pobre, descoordinado y cero combinable como el de ayer.

En fin, ayer apagamos la televisión echando de menos una buena gala, de esas que nos brindaba OT 2017 o que la productora nos regala en Tu cara me suena (aunque sea grabada). Pero lo de ayer no se puede repetir porque si no, dejaremos de ver un show alicaído como este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *