‘Cuéntame como pasó’ vuelve el próximo 21 de marzo
14/03/2019
Itziar Castro cierra el Chester de Risto Mejide
15/03/2019

El doble rasero de medir de Jorge Javier Vázquez en GH DÚO

Cada vez que el presentador de Gran Hermano Dúo abre la boca, sube el pan y arden las redes. Y esta vez con razón. El catalán, muchas veces vilipendiado injustamente, en esta ocasión hace gala de falta de autocrítica ante la defensa de ciertas actitudes de “concursantes amigos”  y su crítica desmedida a Alejandro Albalá, machacado sin miramientos.

Lo intuimos en la última edición de GH VIP. Sabíamos de la buena relación de Jorge Javier Vázquez con Suso y, al final, el presentador tuvo que enfrentarse a lo que era obvio: Suso tuvo unos comportamientos más del siglo XX que de este. Eso sí, la regañina de Vázquez a Suso fue suave, con tacto, como esa abuelita que te dice de forma tierna que te has portado mal y que por favor no lo vuelvas a hacer. Se conocían de hace mucho tiempo y todos sabemos lo que le cuesta a Jorge Javier separar las amistades y las simpatías personales con las actitudes en platós de televisión… también pudimos observar como Miriam Saavedra no era de su gusto como ganadora y se la tuvo que comer con patatas.

Sin embargo en este GH DÚO la cosa es aún más exagerada. Jorge Javier Vázquez soltó una reprimenda de órdago a Alejandro Albalá por los celos hacia Sofía Suescun. Sí, lo de Albalá no tiene nombre, es obsesivo, aunque hay que tener en cuenta que dos meses encerrados en una casa pasa factura a todos y más con las tensiones que ahí se viven y se acumulan. Pero no, Jorge Javier no estuvo bien el martes pasado y Paz Guerra, la madre de Albalá, se lo recriminó ayer entre lloros. Vázquez como presentador estrella de la cadena sacó ese lado que tan poco gusta a quienes nos gusta y sobre todo a sus detractores: su falta de humildad, el creerse por encima del bien y del mal. Y no reculó, ni pidió perdón.

Jorge Javier fue suave con Suso y Tejado y durísimo con Albalá pese a que la actitud de los dos primeros fue bastante más repugnante. Amiguismos y preferencias.

Se supone que un presentador debe ser más neutral, ¿no? Jorge Javier no lo está siendo, prefiere ver a Albalá en la calle y tampoco soporta a María Jesús ni a Juan Miguel, mientras que todo es pleitesía con otros concursantes como Ylenia, a la que llamó “diosa” (¿Diosa de qué? ¿de hablar e insultar?), Kiko Rivera y  a Antonio Tejado al cual llegó a decirle anoche que “era de lo más sano que hay en televisión”. Alucinante.

El presentador progresista, que defiende las políticas sociales del PSOE, que juzga desde su sillón de presentador sin medida… y ¿le llama algo así como “ejemplo” a Tejado? ¡vaya tela! Ida de olla total, como diría su adorada Ylenia. Tejado no es y no ha sido sano en el reality nunca. Que ha dado espectáculo sí pero esas palabras y esa alfombra roja que le puso Jorge Javier fue de auténtica vergüenza ajena. Pero claro, Tejado es compañero de Sálvame Diario… Tejado que ha tocado cuando no tenía que tocar, cuando ha insultado sin medida a una concursante por lo bajo, que con un espejo ha intentado verle a esta también sus partes íntimas… y eso es SANO, según Jorge Javier en su empeño en blanquear una imagen machista de este concursante y un peligroso mensaje para los más jóvenes. Quizás pensar antes de soltarlo -porque sobre todo tus palabras no pasan desapercibidas- estaría mejor.

No entiendo el comportamiento de Jorge Javier en GH DÚO, alabando a Tejado o a Ylenia porque son “amiguis” pero machacando sin piedad a otros como María Jesús y Alejandro Albalá. Sobre todo a este. Con las peligrosas etiquetas que intentó colocarle el pasado martes, algo así como un monstruo. ¿Por qué no se ha cebado igual con Tejado o en su día con Suso cuyo comportamiento fue peor en ambos casos que el de Albalá? Ah vale, que son amigos de Jorge Javier. Fin de la historia.

Ah, una última cosa. En la gala de anoche Jorge Javier se mofaba de que María Jesús que dice que nunca ha hablado mal de ningún compañero por detrás, ha hecho mil confesionarios criticando y desahogándose. Vamos a ver entonces ¿para qué coño está el confesionario? La cuestión es criticarla, ¿no?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *