Un 29.3% de share vio la expulsión de Irene Junquera en GH VIP 7
18/10/2019
14 posibles parejas como concursantes de GH DUO 2
18/10/2019

La pasión turca invade España

El protagonita de 'Pájaro Soñador', Can Yaman. DIVINITY

¡El día ha llegado! La serie de Divinity ‘Pájaro Soñador’ llega a su fin. Conoceremos si el amor de Can y Sanem es duradero o no. La telenovela que ha reinventado el género dirá adiós, dejando a los espectadores huérfanos; y es que esta historia de amor, tramas y sobre todo, traiciones, ha sido un fenómeno televisivo. No solo España se ha rendido ante la pasión de las telenovelas turcas, países como Italia han seguido esta estela. Incluso los creadores de este formato disfrutan de la conquista de los turcos.

Las telenovelas han formado parte de la parrilla televisiva desde el principio de los tiempos. Algunos las habrán seguido más o menos, pero seguro que os vienen a la cabeza mil y un nombre. Los reyes del formato han sido los latinoamericanos y por eso es imposible acordarnos de ‘Cristal’, una de las primeras series de este estilo que aterrizó en nuestro país. Encontraron su hueco y se quedaron para la posteridad quedaron títulos como ‘Los ricos también lloran’, ‘Gata Salvaje’, ‘Amarte así, Frijolito’, ‘Rubí’, ‘Betty la fea’ o ‘Pasión de Gavilanes’. En España también hemos tenido nuestras propias producciones como ‘Amar en tiempos revueltos’, ‘El misterio de Puente Viejo’ o ‘Acacias 38’. Pero nuestros amores históricos no han sido tan jugosos y ardientes como los latinos. Aunque para culebrones la series de ‘Dallas’, ‘Dinastía’ o ‘Falcon Crest’ que engancharon a gran parte de la audiencia.

Pero aquellos tiempos pasaron, nos olvidamos de latinoamericanos y nos rendimos ante los turcos, quienes han sabido adaptar sus párametros a la perfección. La trama de niño rico se enamora de niña pobre con la que no puede estar y el deseo de subir de clase social es algo que gusta, engancha y llega a ser adictivo. Estámbul es el escenario perfecto, un lugar desconocido y oriental que han occidentalizado más de la cuenta. Con una fotografía bonita, fresca y fluida. Si a todo esto le añadimos que sus protagonistas están de toma pan y moja, como Can Yaman, tenemos asegurado el boca a boca y que la audiencia suba como la espuma. Todos estos compenentes son perfectos para que las cadenas apuesten firmemente por las telenovelas turcas y aunque hoy acabe ‘Pájaro Soñador’ siempre podremos seguir enamorándonos con ‘Dolunay, luna llena‘.